viernes, 14 de enero de 2011

Propósitos para el nuevo año 2011

Creo que es bueno aprovechar el cambio de ciclo, en este caso empezamos nuevo año, para marcarnos pautas y avanzar conscientemente hacia metas que queremos conseguir. Y en ello estamos. El plasmarlo por escrito me lo recordó mi compi-gamusino de blog Fernando que en ello andaba en su última entrada.

Para empezar vamos a brindar por el reconocimiento de un logro que ha implicado a un buen puñado de gente y que nos sobrevino sobre la marcha durante las Navidades: encontrar hogar para una perrita abandonada. Ha culminado justito con el estreno de la primera semana del nuevo año ¡buen inicio!.
La historia comenzó una semana antes de Navidad, cuando Luis comentó en casa que había visto un perrito perdido por las inmediaciones del barrio y por donde paseamos a Hopi. Dos días más tarde, cuando venía de trabajar, lo ví. No me hubiera fijado si no llega a ser por su comentario. Hubiera pensado que se trataba de un perrito que esperaba a la salida de la tienda a su dueño. Pero me paré más tiempo a observarlo y ví que vagabundeaba en zig-zag sin un rumbo fijo, cojeando y tiritando de frío. Al rato se paró y me miró de soslayo con cierto recelo. Era un perrito lindísimo. La idea que se me cruzó fue cogerlo y llevarlo a alguna protectora antes de que sufriera en la calle, muriendo atropellado, de frío o de hambre.

Así que con ese propósito lo seguí, tanteando si hacía amago de morder al cogerlo o solo zafarse de un posible "perseguidor dañino". Conseguí cogerlo dando una vuelta completa a la manzana tras comprobar que no mostraba agresividad por su parte, sólo miedo a que le hicieran daño.

En casa cuando le ofrecimos comida, la devoró ¡buena señal!. Después lo bañamos, el pobrecico se dejaba hacer de todo con mucha docilidad. Llamamos a la perrera y al ayuntamiento por si alguien había dejado aviso de la pérdida del perro. No tenían noticias de dicha pérdida, así que dejamos nuestros datos de contacto y esperamos a que pasara el fin de semana para llevarlo al veterinario. No tenía microchip que identificara a ningún dueño. Así nos enteramos que tenía unos 8 años , 7 kilos y ¡era perritA!.


A partir de aquí... la cosa nos empezó a parecer más complicada de resolver, así que llamamos a una profesora de Luis -Mercedes Cano- una mujer muy especial, que nos asesoró sobre qué hacer y nos ayudó a difundir el caso por las redes de internet. También llamó a muchas amistades y conocidos que pudieran estar interesados.
Tras algunas idas y venidas, ahorrándonos más detalles, iremos directamente al final: encontramos para Abi un hogar que esperamos sea definitivo. ¡Mucha suerte Abi! -mucha newen en mapuche que diría Mercedes- ;)

La experiencia me ha recordado la encomiable labor que realizan las casas de acogida para las mascotas abandonadas en espera de un hogar. ¡Me quito el sombrero por todas esas familias!. Nosotros apenas lo hemos vivido unos días y ¡qué de emociones encontradas!: alegría al saber que va a estar genialmente cuidada y cierto vuelco al corazón en la despedida. En muy poquito tiempo le hemos cogido mucho cariño. ¡Gracias a todas las personas implicadas! que no han sido pocas. :-))

Estoy aún elaborando por escrito mi listita de propósitos. Este que nos marcamos con Abi, no sólo se cumplió, sino que quedó más redondo: un hogar para la perri , mejor que perrera o protectora, y mucho mejor que la inhóspita calle. Ojalá tengamos esa suerte con el resto de propósitos. ^_^ .Hay mucho de voluntad, pero creo que también de regalo en aquello que conseguimos.

Cerraremos entrada con este vídeo. Me gusta esta parte de la película. Más allá del mensaje principal de perseverar en nuestros propósitos hasta conseguirlos, me gusta la parte en la que el padre rectifica, dándose cuenta de la capacidad de influencia que tiene sobre su hijo.
(A Pelutxa lo que le gusta es la historia que cuenta el niño).
Supongo que a cada cuál le dirá cosas distintas, o un puñado de ellas.


^-^

7 comentarios:

OZNA-OZNA dijo...

me gustan tus propositos ha sido muy agradable leerlos, un besin de esta asturiana.

Fernando dijo...

Me alegro del final feliz que ha tenido esta historia y mucho más porque me he sentido parte de ella desde el inicio.

Debo agradecer también la mención que se me hace al comenzar este post. Es halagador el saber que toman a uno como referencia para hacer cosas, cualquier cosa, el hecho de que lo toman a uno en cuenta..., sobretodo cuando es mutuo el sentir de ambos lados.

Y pensaba yo que a pesar de lo irracional que es proponerse objetivos de un año para otro (irracional porque en realidad todo es una continuidad, no cambia nada) desde el punto de vista intelectual o tal vez más emocional, es bueno imaginar que se finalizan cosas y se comienzan otras.

Muchas veces necesitamos de estos marcadores externos (nuevo año) para darle cabida a cosas, proyectos, resoluciones que de otro modo quizás ni nos lo plantearíamos.

Lur, Carol, Carolinda, Ayawé the wolf, y se inventan más... dijo...

Gracias Ozna. Hace poco que he descubierto la sidra dulce y con burbujitas de tu tierra... ya ves tú. Y está muy rica. Había probado la otra, la más ácida y la que se parece más a la de mi tierra. BesoSidroso de vuelta!.

Síii Fernando esta es la perrita que se asomó a tu carta ;-)
Y has dado con buenas razones para el tema de los propósitos, con lo cual no es tan irracional como pudiera parecer en un primer momento, ¿verdad?.

Los proyectos más concretos e inmediatos los inicio en Septiembre que es cuando empiezan los calendarios para actividades diversas y cuando toca apuntarse a ellas, pero hay otros cambios menos precisos y más sutiles a los que no nos empuja el "mundo exterior" en fecha determinada... y entonces es bueno ponerlos en marcha. :-)))
Un abrazoTe

Mary Rogers dijo...

Linda la historia de Abi. Espero que esté´s cumpliendo el resto de tus propósitos...si fueron buenos y crees que debes realizarlos...OBVIO que todo va a salir bien.
Un abrazo de año nuevo (y a estas alturas, de nuevo mes) desde Chile.

elros Tuominen dijo...

eso sí, se puede poder acabar una historia así de bien, y que al menos Abi tiene un hogar, calor en su cuerpo y mucho cariño; y todo eso gracias a un paseo oportuno, pero sobre todo a unas personas que fueron justamente eso, personas (con sus tripas y cabezas y brazos y sentimientos, sobre todo lo de los sentimientos).

Nosotros hemos adoptado un gatete, indy (ej que venía bautizado el chico), que lo tenía dificilillo, porque tiene PIF... es sólo transmisor porque ha luchado por superar la enfermedad, pero el pobre no puede convivir con otros gatetes... Ahora intentamos darle un hogar, y eso gracias a personas, que en su día también lo recogieron de la calle, y a las que pudimos contactar, muchas gracias por el hogar para Abi!

Maria Iholanda Rondón dijo...

Nosotros en casa tambien conseguimos un perrito perdido, fué despues de Halloween, la policía se llevo luego de 48 horas y al final localizaron al dueño, agradecemos inmensamente la labor de la policía que en casos de mascotas perdidas atienden muy a tiempo.
Si disfrutas la fantasia aqui dejo algo para compartir
http://mariaiholandarondon.blogspot.com

Lur, Carol, Carolinda, Ayawé the wolf, y se inventan más... dijo...

Ant, Indy ha tenido mucha suerte :-), espero que esté evolucinando bien.

María, me alegro de que encontraran al dueño, lamentablemente no siempre la policía lo resuelve.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...