jueves, 17 de mayo de 2012

¿Sabemos acompañar? ¿Qué es la compasión?




¿Sabemos acompañar? ¿De dónde se saca la compasión?
Hellinger nos cuenta una esclarecedora historia:




                               
                 

                 "Resistir aquello que el otro está sufriendo

                   sin intervenir

                  y sólo cuando nace de dentro

                 quizás

                 uno le acerca el dedo meñique..."





11 comentarios:

Fernando dijo...

Muy buen corte mi querida Carol y a mí me cuesta mucho hacer eso. Y tengo que aprenderlo pues personas como yo que sufrimos las vicisitudes de los demás, nos cuesta mucho quedarnos de brazos cruzados...

Lur, Carol, Carolinda, Ayawé the wolf, y se inventan más... dijo...

Muchas gracias por el interés Fernando de compartir tantos y tantos temas que llevamos ya :-))) en uno u otro rinconcito.

¿Escuchaste la historia del vídeo?


Con palabras supongo que es difícil de explicar, por eso H. recurre bastante a los relatos: No es quedarse de brazos cruzados ni mucho menos, es estar ahí apoyando. Lo que nos suele sobrar es un deseo alocado de intervenir demasiado rápido porque -en general- no aguantamos el dolor propio ni ajeno, ni siquiera contactamos con ello. No se trata de no ayudar, sino de primero saber estar y conectar con lo que le ocurre al otro, con presencia...

Cuando a lo que tendemos es a no conectar realmente y saltamos directamente al siguiente paso muy rápido...

((Salvo en casos de máxima urgencia claro))

Fernando dijo...

Lo vi todo Carolina, lo escuché y lo entendi todo. De hecho es que no podía llegar o verlo en mejor momento. Cae como anillo al dedo pues estoy trabajando en eso precisamente.
Sufro de adelantarme mucho y no esperar lo suficiente. Trato de encontrar soluciones a los problemas sin conectar con la necesidad de ser comprendido que es la más importante.

Lur, Carol, Carolinda, Ayawé the wolf, y se inventan más... dijo...

Qué bueno Fernando, tu sensibilidad para darte cuenta te honra y tu deseo de ayudar también :)

Lucía Montero dijo...

El problema es que a veces crees que estás apoyando a una persona, y luego ésta te dice que no. Se te queda una caraaaa

Maribel dijo...

Se deduce que la compasión es acompañar con empatía.

Su Santidad el Dalai Lama es la palabra qué más utiliza, la palabra compasión.

El ejemplo de Bert Hellinger es muy ilustrativo y me ha recordado las enseñanzas del Dalai Lama sobre la compasión, y ya puestos a comentar, decir del Dalai Lama que las palabras Paciencia y Corazón, son dos palabras que él siempre utiliza.

Interesante post e interesante tema el de la compasión.No me ha dejado indiferente el post de tu blog.

Concluyo mi comentario con una frase:"Siempre obtenemos aquello que deseamos sólo nos falta paciencia" (Dalai Lama.)

PD: Feliz de haberte reencontrado justo en este momento y gracias a este post.

Lur, Carol, Carolinda, Ayawé the wolf, y se inventan más... dijo...

LUCIA: pues sí, ojoplática O_o. xD. Una opinión: el problema que planteas creo que surge de la raiz de que la persona , según como te lo diga puede ser verdad (su verdad) y tu interpretabas otra cosa: una pequeña sorpresa a resolver, o que te lo diga con una actitud demandante y no asertiva.

[Una cosa es que te diga que para ella, no siente que le estés apoyando y que lo que necesita como apoyo es: esto, esto y esto concreto. Que te aclare que eso es lo que necesita y no otra cosa y que eso es lo que entiende como apoyo en esos momentos. Y luego sería si tú puedes o quieres brindárselo. Porque no siempre podemos, lo estimamos oportuno, o queremos -si va en contra de nuestros valores, intereses o necesidades propias y básicas-

¿Por qué? porque cada uno entiende el apoyo en un asunto y momento concreto, con la relación con una persona concreta de un modo distinto. Osea que es subjetivo y sólo hablándolo te pones de acuerdo, si es que ambas partes quieren ponerse de acuerdo, ¿no?. Nadie tiene por qué adivinar, y lo que alguien interpreta y recibe lo que has hecho, es eso, una interpretación.

Si lo expresa explicitándolo, está siendo asertivo, si lo expresa como una verdad objetiva, y no subjetiva, está imponiendo una única visión: quiere empatía y ayuda sin estar siendo empático (1-igual eventualmente desbordado por lo que está sintiendo, 2- porque le falta más práctica en habilidades asertivas, 3- porque aún no ha desarrollado el percibir más claramente a los demás o según en qué contextos y relaciones 4- es un psicópata manipulador, (etc?).

Ocurre mucho, sobre todo en base a expectativas implícitas no expresadas (en el intercambio en nuestras relaciones). Caemos contínuamente, pero no pasa nada, lo vamos resolviendo y aprendiendo entre todos a poquitos. :)

Salvo en el último caso: si no nos protegemos aceptando que hay más personas de las que creemos completamente "depredadoras" y bastante camufladas, incluso integradas y con poder en el sistema... pues nos joderán bastante la vida, hasta que consigamos retirarnos de su esfera de influencia o alguien le pare/paremos los pies.]

Lur, Carol, Carolinda, Ayawé the wolf, y se inventan más... dijo...

MARIBEL:: creo que por ahí van los tiros; entre empatía y compasión aún habría matices y modos de actuar diversos. Ultimamente estoy encontrando bastante material y experiencias sobre compasión.
Un beso kutxi-kutxi! chin-chin por el re-encuentro ^_^

Si no conoces este link, me da en la nariz que te va a gustar, con un vídeo de dos tipos que sí que puede que "conozcas" ;-) :

http://coachemmagarcia.es/2010/05/30/puedes-elegir-entre-asertividad-empatia-y-compasion/

ASERTIVIDAD significa decir lo que sientes de la manera adecuada en el momento correcto a la persona indicada y con el respeto necesario. Decir lo que sientes significa reconocer que lo que te está ocurriendo es tu interpretación y por tanto un hecho subjetivo, aunque no por ello menos real. Es algo tuyo y tienes todo el derecho a sentirlo, a transmitirlo y a defenderlo. Como se trata de ser respetuosos/as nunca debemos atacar al otro ni culparle de nuestros sentimientos, pero sí podemos pedirle que aunque no entienda ni comparta nuestras sensaciones las respete y haga algo por cambiar su actitud.

Esto último resulta realmente posible con la puesta en práctica de la empatía, que es la habilidad que tenemos las personas para ponernos en el lugar del otro, de caminar con sus zapatos, de percibir sus estados de ánimo aunque no los entendamos. Empatizar no significa simpatizar, y a veces ni siquiera es necesario conocer a una persona ni sus circunstancias para comprender cómo se está sintiendo. La paradoja es que en ocasiones sentimos más fácilmente la empatía con personajes públicos o anónimos que aparecen en los medios de comunicación, y sin embargo no somos capaces de ello con las personas más allegadas a nosotros. Por eso es tan perjudicial juzgar constantemente, porque anula nuestra capacidad de empatizar.

LA COMPASION va un paso más allá de la empatía. Es una habilidad emocional bastante mal interpretada por estar aparentemente arrinconada al uso religioso. [Y como completaría Jose Antonio Marina, un hábito a instaurar en nuestra vida al servicio de la sabiduría. Libro "el aprendizaje de la sabiduría"]

Sin embargo, si practicas la compasión puedes definitivamente cambiar tu forma de ver el mundo y de manejarte en los conflictos. Es la habilidad de sentir con el otro, de experimentar las emociones en la misma medida que las está experimentando la otra persona, o grupo, o pueblo, o raza… La compasión es la base para la aceptación de la diversidad de opiniones y comportamientos, de la variedad de reacciones y elecciones, y de los múltiples problemas y sufrimientos de los seres humanos. La compasión no solo ayuda a mantener la paz, si no a sentirla, es el abono para el amor.

[[ MUY DISTINTO DEL "BUENISMO" O "LA COMPASIÓN IDIOTA", OJO. ]]

Lucía Montero dijo...

Como siempre, tienes razón Lur, quien mejor te puede decir qué necesita es la otra persona, de lo contrario, podrás inferir algo que puede no ser cierto :)

Maribel dijo...

Lur,de los dos tipos no conocía a Matthieu Ricard, pero estoy totalmente de acuerdo con él, me quedo con la frase "Empatizar no significa simpatizar," cuando pones en practica la compasión es algo que puedes comprender facilmente. Antes de prácticar la compasión y entenderla como tal nunca me había planteado todo nuestro funcionamiento como seres compasivos que somos o que podemos llegar a ser. En 2006 fue cuando empecé con todo este tema de la compasión y ahora puedo hablar desde mi experiencia. No es algo que se me haya olvidado pasado algun tiempo, es algo que está ahí y que sigue siendo interesante. Por eso me ha gustado tanto reencontrarte con este post y con este tema (ná menos...).

Yo también entendía la compasión como un sentimiento casi religioso y misericordioso, con cierta idea de triteza, hasta que me dí cuenta que tanto la compasión como otros temas religiosos nos los han explicado mal, por eso no me considero una persona religiosa (eso me libra de pertenecer a una religión, a un dogma, a unos preceptos y a cumplir ciertas normas) y voy más allá considerandome una persona espiritual (me siento bien y en paz conmigo misma, y me permite recorrer un camino interior más amplio, sin fin...)

Lucia, realmente no vale la pena ayudar a quién no quiere ser ayudado, hay quién se molesta cuando ofreces ayuda y su decisión debe ser respetada también, porque eso también es compasión.Compasión por esa persona en lugar de intentar convecerla porque una de las mayores muestras de amor hacia otra persona es aceptar la autodestrucción de esa persona (tenemos ejemplos: madres maltratadas por hijos perdidos en el universo la droga, padres con hijos reincidentes en delitos graves, parejas cuya relación está destruida por el consumo de alcohol de una de las partes, etc...)

Buena referencia la de Jose Antonio Marina (otra coincidencia interesante)

Y como tú dices Lur, "compasión idiota", mal utilizada la palabra compasión en este caso porque compasión no es lástima.

PD: Creo que me pasaré otro día por aquí porque todo este contenido es muy interesante...y apasionante.

Lur, Carol, Carolinda, Ayawé the wolf, y se inventan más... dijo...

Vaya Maribel, pues celebro que hayas conocido a Matthieu; entre otras cosas, colabora con científicos para comprender los efectos de la meditación y "su" filosofía-de-vida-en-acción en el cerebro humano. Está también su página oficial en el Facebook para seguirlo.

Me gusta porque además de teorizar, es sobre todo un "practicante" y ya lo dijo aquel que: "por sus obras les conoceréis" ;-)

En esto de "la compasión" tal y como te explicas, creo que andamos por una onda confluyente :)

Un beso Maribel!. Aprendiendo de nuestro compadrito Fernando, espero que este txokito como su café pueda ser también un buen lugar de encuentro para compartir "tentenpiés". Muchas gracias por compartir asuntos tan personales y a la vez de vital importancia.

Chin-chin por el encuentro!.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...